viernes, 14 de abril de 2017

Ellas haciendo ganchillo y ellos al Bernabéu


Sorprende y molesta bastante descubrir que en materia de igualdad de género no navegamos todos con el mismo rumbo. Mientras unos impulsan y desarrollan actividades y proyectos para sensibilizar y reeducar a la población desde la infancia en materia de igualdad, a otros todo esto les resbala e importa un comino. No están por la labor de implicarse para erradicar los roles sexistas que arrastramos desde hace siglos, y que entre otras cosas provocan maltrato y muerte dentro de la unidad familiar.

Gráfico ejemplo de cuanto comento ha salido a la luz hace unos días. Resulta que en el colegio Juan Carlos II de Alcorcón, en actividades extraescolares las niñas asisten a talleres de ganchillo y visitan comedores sociales, y a los niños les llevan a conocer el estadio Santiago Bernabéu. Sí, sí han leído bien. No se trata de ninguna broma.

Tras contrastar que el director del centro ya fue sancionado por comparar la ley madrileña contra la LGTBifobia con el fanatismo terrorista, y que a la vuelta de las vacaciones de Semana Santa la Consejería de Educación de Madrid enviará inspectores para comprobar si las actividades extraescolares se ajustan a la normativa, me surge la inevitable pregunta.

Y los padres, ¿qué opinan de todo esto? Están conformes, comulgan con dichas directrices, consienten, miran hacia otro lado, no les preocupa y altera lo que con dichos talleres se inculca y promueve a sus hijas e hijos. Se supone que cuando eligieron o les asignaron ese centro se informaron, preguntaron, analizaron, compararon.  Conocían de sobra su sistema o modo educativo. Entonces…

Entonces resulta que en nuestra sociedad hay mucha falsedad e hipocresía, pero a límites escandalosos y bastante perjudiciales. Y claro alguno me podrá decir que todo padre tiene derecho a educar y criar a sus hijos como le plazca. Pero resulta que esos niños, esos adolescentes, no viven en una burbuja y acabarán mezclándose con el resto. Y el resto que sí se está educando en igualdad y en valores que benefician a la mayoría, no tendrían por qué padecer ni pagar por los errores o carencias que con otros hayan cometido.

Dice el artículo 10 de nuestra Constitución que “la dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

Pues por el respeto a “los derechos de los demás y a la paz social” cuando alguien erra educando no debería irse de rositas. A lo mejor a los talleres de igualdad de género tendrían que empezar a asistir por decreto muchos padres.

Y no lo digo por los padres del colegio Juan Carlos II de Alcorcón. Por favor que no se sientan especialmente criticados o atacados por mí, hablo en general. Porque me apena mucho saber que en mi ciudad, algunas madres se quejaron recientemente a la dirección de los colegios de sus hijos por los talleres de igualdad impartidos. Dichas madres, al parecer, consideran que inculcar en sus niños varones la corresponsabilidad en las tareas del hogar es abrir las puertas hacia una posible homosexualidad.

Visto lo visto propongo talleres de igualdad y de sexualidad para adultos. Probablemente más de una criatura nos podría dar una buena lección en la materia.

domingo, 12 de marzo de 2017

Mira el fondo de las personas, no lo que verbalizan

  



He convencido a una amiga, que prefiere mantenerse en el anonimato, para que me deje difundir sus palabras que comparto por completo. Os invito a leerlo porque lo merece.

A estas alturas de mi vida, se me han caído las certezas y las convicciones. He comprobado que nada es lo que parece y que todo puede tener otro prisma. Las cosas más elementales que en otro tiempo creía incuestionables hoy se me presentan relativas,…

Esta reflexión me viene a la mente con el revuelo de los "autobuses con mensaje", el de hazteoír, y los de los que se han sublevado en su contra.

Parece que el ser humano necesita verdades absolutas, que las cosas sean blancas o negras, estar a favor o en contra. Necesitamos clasificar, poner orden, adoctrinar, modificar el entorno y a los demás, a imagen de lo que hemos decidido que es bueno. Ordenar y prohibir, aconsejar y censurar, desde el genuino y bienintencionado propósito de que "el mundo sea mejor".
Acaso esa necesidad de control no es un reflejo de nuestra debilidad y nuestros miedos, ¿no se trata de una mera simplificación de la complejidad de la existencia?

Lo queramos o no, la realidad es ambigua, incierta, imperfecta quizás, y siempre llena de matices. Cualquier movimiento tiene repercusiones, ondas que se expanden y cambian el entorno.

Lo terrible es que tenemos que avanzar, tomar decisiones en nuestro día a día,  y quizá eso sería imposible o al menos angustioso desde la inseguridad.
Pero lo cierto es que se puede estar a priori y sin duda a favor del aborto, hasta que siente la vida en su seno y ve la primera ecografía a las 11 semanas de gestación. Y se puede estar sin fisuras en su contra, hasta que una hija nuestra se quede embarazada de forma fortuita con 14 años,  o nosotras con 50, incluso en situaciones de profunda angustia menos evidentes y justificables.
Uno puede pensar que la corriente imperante puede estar sembrando en los adolescentes el cuestionamiento y la duda sobre su identidad sexual, hasta que sentimos el dolor de que un hijo nuestro sea rechazado, acosado, maltratado y prejuzgado por ser diferente.

Es tan fácil y nos sentimos tan arropados indignándonos contra la violencia de género, es tan bueno sentirse en el bando correcto. Eso nos libra de nuestros propios demonios, de nuestra ira y de nuestras imperfecciones. Pero aquel que ha maltratado nos es tan diferente de nosotros. Ayer incluso estaba en nuestras filas. No nos damos cuenta de que no lo resolveremos hasta que no reconozcamos que todos formamos parte del bien y del mal, hasta que no ahondemos en lo que se mueve dentro de nosotros mismos, hasta que no emprendamos el camino más complejo, mucho más doloroso,  y más incierto de la autocritica, y la búsqueda de la comprensión y la evolución personal.

Yo no he tenido una vida especialmente difícil,  no he militado en ningún movimiento o ideología concretos, y creo que he intentado entender y respetar al otro, o puede que no tanto. Sin embargo, parece que el destino se va empeñando en desmontarme y  cuestionarme hasta lo que yo creía más básico.

Esto es lo que le transmitía a mi hijo hace unos días,  enfrentado con su padre por posicionamientos diametralmente opuestos y aparentemente incompatibles:

Yo creo que un día te darás cuenta que en el fondo, la base de todo, no es lo acertado de las ideas.  Todas se pueden malear,  manipular o malinterpretar. La base del ser humano, y en lo que se tienen que asentar las ideas, son la aceptación de uno mismo y del otro.
Mira el fondo de las personas, no lo que verbalizan. Sólo ahí está la verdad.
Lo demás son doctrinas, que nos sirven para sentirnos parte de algo, más seguros o más fuertes, o más en posesión de la verdad.
Se han cometido barbaridades en nombre de los ideales más altos. Así que recela de los ideales. Mira el alma o el corazón de la gente, y cuida el tuyo propio. Conduce tu vida como creas que debes hacerlo,  con honradez hacia ti mismo, y si quieres solo después ponle nombre, porque eso es secundario.

sábado, 11 de marzo de 2017

1ª Jornada Libera Tu Crecimiento




El miércoles 1 de marzo se celebró en Yecla la 1ª Jornada Libera Tu Crecimiento, organizada por IFIM, Instituto de Formación, Innovación y Motivación. En el Salón de Actos de la Feria del Mueble tuvimos ocasión de escuchar a tres ponentes, que entre otras cosas, nos enseñaron que el pilar de toda empresa se basa en saber liderar e incentivar. Y que nuestra actitud será siempre lo que marque la diferencia. Suma y multiplica.  



Pedro de Gea.
“Trabajo en equipo. Gestión de Proyectos y Equipos”.

NEXIA360. Desarrollo de personas para la excelencia empresarial. @nexia360cons

 

 

“Os propongo tres cosas. Que os llevéis un perfil de vuestra personalidad, un  checking de vuestro equipo o proyecto actual, y un plan de acción. Todos abriendo la bolsa de los globos”.

“Empezamos inflando el globo rojo. Pregúntate si eres competitivo, exigente contigo y con los demás. Si asumes riesgos, si eres decidido y tomas las riendas de las situaciones. Si te orientas a los resultados, si eres directo y franco en tu comunicación”.

“Cogemos el globo amarillo. Te gusta relacionarte con otras personas. Eres espontáneo comunicando, encuentras soluciones a los problemas de la gente, eres empático, conectas con facilidad. Eres sociable, confiado, positivo, persuasivo. Prefieres trabajar siempre en equipo”.

“Vamos con el globo verde. Pregúntate si eres formal y si te gustan ambientes de trabajo que aporten seguridad. Buscas altos estándares en todo lo que haces, necesitas hechos y datos para tomar decisiones. Eres puntual, la mesa de tu despacho siempre permanece ordenada, te gusta planificar de antemano”.

“Terminamos con el globo azul. Te preocupas por escuchar a tus compañeros, te gusta trabajar de forma pausada y tranquila, eres meticuloso en todo lo que haces. Transmites consistencia a los que están a tu lado, te integras de manera excelente en equipos de trabajo. Eres paciente, sabes esperar el tiempo preciso para conseguir lo que quieres. Eres metódico, sueles usar un pensamiento lógico y racional de las cosas”.

“Coger los dos globos más inflados y alzarlos, esas son tus fortalezas. Y ahora los menos, son las habilidades que tendrás que trabajar. Mirar a vuestro alrededor y decirme qué veis… Diversidad”.

“El globo rojo identifica tú relación con el riesgo. El verde tiene que ver con la norma. El azul es la paciencia y el amarillo la extroversión”.

“Ahora os propongo trabajar tres aéreas en gestión eficaz de equipos. Tarea, cohesión y proceso”.

“Vamos a realizar un checking. Pensemos sobre lo primero, la tarea. Vamos a preguntarnos si están claros los objetivos de mi equipo y si esos objetivos están asumidos. Acepta cada uno el rol que le corresponde. Cómo planificamos la actividad. Los objetivos no se pueden acometer de una atacada, hay que trocear, hay que distribuir tareas. Buscas y utilizas los recursos de forma adecuada”.

“Para mantener la cohesión de un equipo es básica la comunicación. Informar, escuchar, reflexionar, tener confianza, implicación, cooperación”.

“En el proceso toca analizar la implicación personal en las tareas, la solución de problemas y conflictos, y el control de la acción y actitud de mejora. Hay que generar una alianza. Cómo cambiamos el ratio de cantidad por calidad”.

“Ahora vamos a pensar en un plan de acción. Os propongo identificar en la tarjeta de checking algo que vais a poner en marcha a partir de mañana”.

“Y si surge una disfunción en el equipo, algo negativo, qué hacemos. Habrá que parar y abordar la situación con la persona, ver por qué tiene esa actitud. Preguntarnos si está motivado, si su puesto de trabajo es el adecuado. No podemos pensar que el problema se resolverá solo. Hay que abordarlo, tomar decisiones. Esa negatividad no puede contagiarse, compartirse. Hay que tomar conciencia y comunicar”.

“Quiero dedicarle esta charla a mi hermano Paco, que vive una situación de salud delicada. Y terminar con esta frase, solo llegarás más rápido pero en equipo más lejos”.



Fabián Villena.
“Actitud ante las Situaciones de Forma Positiva”.
Actitudes +. Instituto de Actitudes Positivas.
@fabian_villena @ActPositivas


“Ser agradecido es un ejercicio de felicidad. Hay que preguntarse qué haces y cómo lo haces. Importa mucho más el cómo, los detalles, el cariño. El dinero va y viene, pero el tiempo nunca va a volver”.

“Siempre llevo una frase conmigo. Más vale iluminar que deslumbrar”.

“En la vida nos mueven dos fuerzas, el miedo, el ego, el compararnos. Y el amor, la ilusión, nuestras fortalezas. Tenemos que ver qué se nos da bien en la vida y ponerlo al servicio de los demás”.

“Habéis visto la película ‘En busca de la felicidad’. Hay una escena que me llama mucho la atención. Chris Gardner (Will Smith) ha tocado fondo y está en la calle, y de momento llega un deportivo que aparca a su lado. Imaginaros en esta situación. Qué pensaríais del dueño del deportivo. Decirlo en voz alta.
Qué injusta es la vida, a quién habrá estafado… Qué os darían ganas de hacer.
Rayarle el coche, echarle una maldición… Qué hace Chris Gardner. Le hace dos preguntas: qué haces y cómo lo haces.
Si estás con una persona que tiene éxito, con un buen referente, aprende cómo piensa y cómo se comporta, qué actitud tiene y cómo actúa”.

“Cuál es tu valor como profesional. Usemos esta fórmula: V= c x h x a2.
Valor es igual a conocimiento x habilidad x actitud al cuadrado.
El conocimiento, la formación tiene que ser continua. Hay que reciclarse constantemente. Las habilidades, la experiencia también cuentan mucho. Todo suma y multiplica. Pero qué marca la diferencia, qué valor hemos puesto al cuadrado. La actitud. Eso lo que más valioso”.

“Estamos llenos de oportunidades, pero andamos atontados. Deja de valorar las cosas y valora lo que sí tienes. Entrena tu mente y disfruta más de lo que tienes”.

“Si vas focalizado a buscar problemas al final encuentras problemas. La persona negativa te dice siempre que no es negativo, que es realista, os suena verdad. Vemos el mundo no como es en realidad. Se nos va enseguida la atención a lo negativo”.

“El éxito no nos lleva a la felicidad, es la felicidad la que te lleva al éxito.
Está demostrado que si eres más feliz eres un 30% más productivo”.

“Os propongo un juego que practico con mis hijas cada noche. Piensa y apunta tres cosas buenas que te hayan sucedido hoy. Os aseguro que nos pasan más cosas bonitas de las que creemos. Busca cosas buenas y disfrútalas. No es una cuestión de tener más”.

“Una vez me preguntaron una cosa. El pájaro canta porque está alegre o está alegre porque canta. Levantar la mano los que crean que si simplemente sonreímos eso nos ayudará a estar más felices. Sí, si nos ayudará”.

“Dejamos huella en todo lo que hacemos. Cuando compras el pan, cuando estás con tu cliente, con tu pareja... Tu huella, tu marca tiene mucho que ver con la actitud que tienes en la vida”.

“Pregúntate si has venido a esta vida para ser feliz y favorecer el entorno de los que tienes alrededor. Si eres capaz de que te etiqueten con buenas cualidades, no te irá mal en la vida”.

“Hay que tomar conciencia de qué precio vamos a pagar si seguimos con la actitud que tenemos, que practicamos. Nos conviene”.



Matilde Cuenca

“Cómo transmitir el mensaje. Lenguaje hablado y corporal”.

SidneyPNL. Instituto de nuevas alternativas.

@sidneyPNL

 

“Qué nos aporta el lenguaje, cómo nos acompaña el cuerpo. Vamos a realizar un ejercicio. Nos fijamos en la persona que tenemos sentada al lado en silencio. Qué observamos, qué lenguaje interno fluye, cómo está, que te transmite y que transmites tu”.

“Ahora compartimos con el compañero cómo ha ido la experiencia, hablamos con él, desahogaros. Os resultó incómodo mantener la mirada, sonrió el otro y tú también, alguno de los dos frunció el ceño. El objetivo del ejercicio era observar, escuchar mi diálogo interno”.

“Nuestro cuerpo transmite, habla de nosotros constantemente. Yo siempre sugiero la naturalidad”.

“La neurolingüística estudia los mecanismos del cerebro que facilitan el conocimiento, la comprensión y la adquisición del lenguaje”.

“Para mejorar nuestra actitud, nuestra capacidad, para conseguir un cambio personal es importante conocer nuestro lenguaje personal. Y preguntarse qué hago, cómo lo hago y para qué”.

“Están conectadas la lingüística racional, emocional y corporal. Con nuestra forma de hablar, sin darnos cuenta, le doy el poder a la otra persona. Cuando verbalizo por ejemplo, no puedo con este niño, me pone de los nervios, le estoy dando el mando al niño. Y no es así, soy yo quién puede elegir, escoger si me enfado o no”.

“Cuantas veces nos hemos levantado, ha surgido una mínima contrariedad y ya decidimos que el día tendrá que irnos mal. Cómo reaccionamos si estamos enfurruñados y nos cruzamos con un amigo, y nos pregunta qué tal estas”.

“Vamos en automático. Se puede aprender a observar sin juzgar. Se puede investigar y analizar cómo reaccioné, qué decidí y si el resultado fue positivo o negativo, para repetirlo o evitarlo. Hay que saber valorarse uno mismo. Qué actitudes producen fortalezas y cuales debilidades. Ensayo y error. Puedo aprender a hacerlo todo de forma diferente. Hay que sumar”.

“Cuantas veces le preguntamos a otra persona si cree que nos va a ir bien, si soy válido o no. Pero qué pienso yo de mí, cómo acompaño. Somos altamente influenciables. Solemos dar mucho, demasiado, poder a otras personas. Nos dejamos contaminar”.

“Nuestra mente es muy literal. Si pienso que puedo hacerlo, lo hago. Qué sucede cuando a un niño le dices que pare, que se puede caer. El sigue intentándolo, hasta que lo consigue”.

“Tenemos que empezar a mirarnos como modelo, como ejemplo. Distorsionamos, omitimos, generalizamos mucho la información. Hay que preguntarse qué quiero saber sobre mí, para actualizar mi realidad y la de mi entorno. Cuando pienso de qué manera puedo mejorar nuestro cerebro se activa”.